CONTROL INTEGRAL DE MOSCAS EN AVES

MC. Noé Soberanes Céspedes Asesor técnico en Ecto Endoparásitos. noesoberanes@lapisa.com

MVZ. Pedro Núñez Correa Asesor técnico Cuentas Clave Aves. pedro.nunez@lapisa.com

LAPISA S.A. de C.V.

www.lapisa.com

 

Introducción

Las moscas son los principales ectoparásitos de importancia económica que afectan a las principales especies productivas entre las que se encuentran las aves, el ciclo biológico es muy corto, va desde 8 hasta 20 días en los que produce hasta 30 generaciones de nuevas moscas al año. El uso y manejo inadecuado de los mosquicidas utilizados para su control ha favorecido una rápida emergencia de la resistencia. Los sistemas de producción de grandes poblaciones de aves de postura, pollo de engorda o reproductoras confinadas en granjas avícolas son cada vez más comunes. Estos sistemas proporcionan una gran eficiencia en la producción animal y al mismo tiempo, incrementan los problemas de manejo y desecho de gallinaza, que incrementan y complican el problema del control de moscas. Se conoce como Programa de Control Integral de Moscas al sistema que utiliza todos los métodos disponibles (cultural, químico, biológico, mecánico) para reducir y mantener las poblaciones de insectos en niveles por debajo del umbral económico productivo que no causen daños a la producción y al bienestar de las aves. El umbral económico productivo es el nivel de la población de moscas, al cual las medidas de control se deben iniciar ó incrementar con el objetivo de prevenir mayores poblaciones de moscas que sean inaceptables y causen pérdidas económicas al avicultor. La situación anterior, hace imprescindible diseñar Programas de Control Integral de Moscas en instalaciones avícolas mediante tratamientos estratégicos de productos adulticidas y larvicidas apoyados en el control cultural del manejo y disposición de gallinaza y materia orgánica en descomposición, conscientes de la necesidad de realizar un uso racional y adecuado de productos mosquicidas, evitando subdosificaciones, alta frecuencia de tratamientos, mezclas "caseras" de productos pecuarios y agrícolas, o de productos mosquicidas mezclados con aceites vegetales.

¿Por qué se deben controlar las moscas? Las moscas producen constantes molestias causantes de estrés, además de transmitir algunas enfermedades que afectan a las aves traduciéndose en pérdidas económicas para la avicultura. La mosca doméstica se alimenta de una gran variedad de substancias que contienen azúcar y proteínas, regurgitando enzimas para licuar los alimentos y posteriormente succionarlos, provocando así propagación de microorganismos patógenos en granjas, sitios donde se recolecta y almacena huevo y alimento de los animales; además de generar severas molestias a los empleados. Al unir esta facultad trasmisora con su facilidad de movimiento hace que su control además de necesario sea complicado. No debemos olvidar que la mosca es totalmente dependiente del hombre, por lo que cualquier acción que tomemos influirá en su presentación, la duración de su ciclo biológico va desde 8 días en temperaturas de 35º C hasta 30 días a 16º C. Un número sorprendente de moscas nace cada minuto, utilizando como sustrato material orgánico en descomposición. En un solo kilo de gallinaza se pueden encontrar hasta 5,000 larvas que realizan varias mudas hasta pupar y por último producir una mosca adulta que culminará su ciclo de vida en un radio de acción de 100 metros. Sólo 8 días separan al huevo de una mosca adulta y pocos días después de nacer las hembras ya están aptas para iniciar su ovoposición.

• Por el efecto negativo en la producción que causan las moscas al alterar la conducta de las aves al estresarlas (moscas chupadoras), al igual que a los trabajadores de la granja.

Cuadro 1. Principales enfermedades reportadas en las aves.

Principales moscas en explotaciones avícolas

Mosca doméstica (Musca domestica), el ciclo de vida de esta mosca es de 7-10 días en verano, con temperaturas cálidas. La velocidad del desarrollo depende de la temperatura en el sustrato de desarrollo, éste puede ser cualquier clase de material de desecho; la mosca adulta mide entre 6-7 mm de largo y el color es generalmente gris, el huevo que produce es de color blanco y de forma elíptica, mide aproximadamente 1 mm y es depositado de 4 a 8 días después de la cópula, la larva es blanca y cilíndrica con 13 segmentos, tiene 3 etapas larvales. Se alimenta de una variedad de substancias que contengan azúcar y proteínas, regurgitando enzimas para licuar los alimentos para posteriormente succionarlos, lo que provoca la propagación de microorganismos patógenos.

Mosca pequeña domestica (Fannia cannicularis), esta pequeña mosca vive en las granjas avícolas, mide de 5-6 mm de largo y es de un color un poco más oscuro, sus larvas son diferentes a las de la mosca doméstica, la larva de F. cannicularis es áspera, marrón y aplanada dorso ventralmente, el ciclo de vida es ligeramente más largo en comparación a la mosca doméstica, esta mosca no tolera altas temperaturas, los adultos se caracterizan porque su vuelo es lento y en círculos además de que es típico observarlos circundando sobre los corrales o las jaulas.

La mosca de basurero (Ophyra aenescens) es de color negro lustroso y más pequeña que la mosca doméstica, sus larvas son más activas y prevalecen sobre otros artrópodos en las heces.

Ciclo biológico de moscas
Las moscas tiene una metamorfosis completa, que consta de cuatro fases diferenciadas; el huevo, la larva, la pupa y el adulto. Lo que se denomina comúnmente como “mosca” no es más que una de sus cuatro fases de vida.

 

Programa de Control Integral de Moscas

Control Químico

Moscas en instalaciones (fase adulta)
Se realiza con mosquicidas frecuentemente a base de piretroides, que pueden ser apropiados para el control de la mosca doméstica en las instalaciones, considerando que la población de moscas sea susceptible al piretroide utilizado.

Cebos y trampas
El objetivo de los cebos y trampas es el de interrumpir el ciclo de vida de las moscas adultas en el medio ambiente, el mecanismo es simple, se atrapa a la mosca que es atraída por un cebo orgánico evitando que quede libre, al paso del tiempo ésta muere de hambre y deshidratación.

Los cebos con atrayentes sexuales, atraen a las moscas del interior de las casetas al exterior de las mismas alejado de las aves, para lo cual se deben colocar en sitios estratégicos que dependerá de la inspección previa y del conocimiento detallado del comportamiento de las moscas sin tratar la totalidad de las instalaciones avícolas, de manera que se incremente la eficiencia de la aplicación con una mayor economía en la cantidad del producto.

Control de moscas en sitios de reproducción (fase no parasítica)
La etapa larvaria de las moscas es la más vulnerable al control químico, debido a que su motilidad en las heces es muy limitada, con un rango de movimiento cercano a los 10 cm de profundidad de la capa de materia orgánica en la cual están desarrollándose. Bajo temperaturas moderadamente calurosas, la etapa de huevo requiere de 8-12 horas aproximadamente dependiendo de la especie, el estado larval (con tres etapas) es de cinco días y el de pupa es de 4-5 días.

Si se implementa el Programa de Control Integral de Moscas en las granjas avícolas, al romper el ciclo biológico de la mosca en la fase larvaria se reducirán las reinfestaciones por mosca adulta en las instalaciones, lo que permitirá ampliar los intervalos de tratamientos adulticidas y en consecuencia reducir el número de tratamientos durante la temporada de moscas, favoreciendo el retraso del desarrollo de la resistencia a los mosquicidas y reduciendo el impacto en la economía del avicultor.

Desarrollo de resistencia en las moscas
El uso inadecuado de los mosquicidas en la fase adulta debido al uso excesivo (un sólo mosquicida aplicado durante mucho tiempo y con una frecuencia alta de tratamientos al año), aunado a la utilización de dosis bajas o altas, favorece el desarrollo y emergencia de resistencia en las moscas.
La mejor manera de prevenir la resistencia en las moscas es haciendo un uso estratégico e integral de los mosquicidas (adulticidas y larvicidas), aplicándolos sólo cuando se justifique de acuerdo al umbral económico productivo en cada región y especie productiva y con apoyo del monitoreo con las “spot cards”, rotando los principios activos y familias químicas de los mosquicidas, no utilizar productos insecticidas agrícolas, no usar diesel mezclado con un mosquicida, además de aplicar las dosis recomendadas por la vía indicada por el laboratorio productor.

Control no químico

Control Físico - Cultural
Las moscas necesitan alimento, agua y refugio para sobrevivir. Al reducir estos factores, las moscas también se ven afectadas. Contrariamente, si tenemos mala higiene y un mantenimiento inadecuado tendremos problemas de moscas. Realizar la cobertura y evitar el contacto del alimento con la humedad para minimizar la fermentación de los mismos que reducen los hábitats de reproducción de las moscas. Para el control de la humedad se debe realizar inspección de las líneas de niples y reparación de goteras en el sistema de agua, proveer una adecuada ventilación, pendiente y drenaje adecuados para cada caseta o núcleo.

Cuando tenemos un problema de infestación ya establecido, puede ser imposible reducir la población solamente con higiene y sanidad; por lo tanto se deben integrar otros métodos  de control de tipo físico, como sería el aislamiento mecánico (mosquiteros, puertas dobles, etc.), trampas de goma  y luz. Todo lo anterior, esta enfocado a disminuir el impacto de los sitios de desarrollo de estados inmaduros de las moscas (fase no parasítica o larvaria) que favorece la reinfestación de moscas adultas en instalaciones avícolas.

Monitoreo de poblaciones de moscas
Se recomienda utilizar un mínimo de 5 “spot cards” en cada caseta avícola, que son tarjetas plastificadas con una abertura en la parte superior para poder colgarse o sujetarse con un clip o un alambre a postes, techos, vigas, paredes, comederos, etc., como método cuantitativo para el monitoreo y determinación del nivel de infestación de la mosca adulta. Las tarjetas deben estar alejadas de corrientes de aire a no más de 2 m de altura y en donde se observe que descansen las moscas. Al descansar las moscas sobre la tarjeta dejan manchas de regurgitación (amarillo paja) y manchas fecales (oscuras). Se deben contar las manchas por ambos lados de la tarjeta entre 3-7 días dependiendo de la abundancia de moscas en la instalación, este se tomará como día cero previo a la aplicación del Programa de Control Integral de Moscas  y el intervalo de tratamientos adulticidas será determinado por el monitoreo en las “spot cards” cada 7 días posterior a la implementación del Programa, para determinar la eficacia del mismo (costo-beneficio). Es importante que las “spot cards” sean colocadas siempre en el mismo lugar pre y postratamiento.

Programa de Control Integral de Moscas Lapisa
Inicialmente, se recomienda monitorear moscas adultas en las instalaciones avícolas con “spot cards” y cuando la población alcance 100 ó más manchas fecales ó vómitos promedio por semana, se justifica un Programa de Control Integral de Moscas con la utilización de Larvakill Premix (Cyromazina 1%) en el alimento además de un adulticida como Ticoff (cipermetrina 20%) o Garraban (Clorpirifos 24% + Permetrina 5%), de acuerdo al historial de insecticidas usados en las granjas, aplicándolo a la dosis comercial recomendada por aspersión en las instalaciones preferentemente al atardecer, para favorecer un mayor control en las moscas que regresan a descansar y una mejor fijación del insecticida en las instalaciones e incrementar su residualidad.

img05

El uso del productos larvicidas (Larvakill Premix), en los Programas de Control Integral  de Moscas (4 semanas medicado – 4 semanas no medicado), con la aclaración que estos intervalos de medicación y no medicación pueden ser ajustados de acuerdo al monitoreo que se realice en las áreas de reproducción de larvas de moscas en cada granja avícola y región geográfica, que permitirá romper el ciclo biológico a nivel larval (fase no parasítica) y reducir significativamente la emergencia de mosca adulta del área de la gallinaza.

img06

El uso de productos adulticidas (Ticoff y Garraban) en los Programas de Control Integral  de Moscas en combinación con el larvicida (Larvakillâ Premix) permite un control aceptable sobre el desarrollo larvario y la población de moscas adultas, siempre y cuando se realice en toda la granja avícola.

Re-planteamiento del Programa
En este punto todo se vuelve a replantear, con base en el efecto de lo que ha sucedido,  y el replanteamiento se basa en la medición de la población de moscas restante y su localización.

El control de las moscas mejora el bienestar y confort de las aves, ya que una concentración alta de las mismas ocasionan problemas de salud en las parvadas al actuar como vectores en la transmisión de Escherichia coli, coccidias, cestodos y demás bacterias y virus (Newcastle e Influenza Aviar). Por este motivo, es importante considerar el tema de control de moscas como un programa estratégico que requiere de mucha supervisión y seguimiento ya que se involucran las zonas afectadas y vecinas (fábricas, zonas habitacionales y otras granjas), estas últimas pudieran ser el origen del problema que se tiene en la granja avícola. Si no se hace una buena evaluación del problema debido al desconocimiento de la biología de las moscas y a la inadecuada elección del método elegido (métodos físicos, biológicos y químicos), ocasionará a largo plazo, resistencia hacia los insecticidas debido a una rotación inadecuada de familias químicas de insecticidas, dosis incorrectas, aplicaciones en zonas que no son las apropiadas, mezcla de productos agrícolas y otras sustancias como aceites comestibles ocasionando pérdidas económicas al avicultor e impacto en la inocuidad alimentaria.


 

Conclusiones

 

Literatura consultada